En Castellar de la Frontera la gastronomía va ligada a la caza, tanto mayor como menor. En este sentido, la carne de venado - nombre genérico con que se designa a la carne de los cérvidos como el ciervo, el corzo, el muflón y el gamo- tiene un protagonismo especial. También se preparan otras especies como jabalí, perdiz o conejo.

Los productos que se obtienen del campo también sirven de base para la gastronomía castellarense. Platos como la sopa de ajo o los espárragos, preparados de muy distintas formas, son algunos de los exquisitos manjares que podremos degustar en esta villa.

La repostería también tiene su lugar en la gastronomía de Castellar. Así, se elaboran una amplia gama de dulces típicos como los borrachones o las tortas de aceite.