Finaliza la intervención arqueológica en la barbacana nordeste del castillo de Castellar

La delegada provincial de Cultura de la Junta de Andalucía, Yolanda Peinado, ha comunicado al Ayuntamiento de Castellar la finalización de la última intervención arqueológica en el castillo de Castellar, realizada en el solar de la barbacana nordeste de la fortaleza medieval y subvencionada por la Consejería de Cultura del gobierno andaluz.

El informe de los trabajos realizados bajo la dirección de la arqueóloga Ester López que ha redactado la Memoria Preliminar, refleja que la intervención se ha prolongado durante cinco meses, desde septiembre de 2008 a febrero 2009.

Esta intervención, según dicha Memoria, ha supuesto una importante aportación de datos sobre la fortificación y ha posibilitado el registro de varias etapas de ocupación preislámicas, así como las sucesivas etapas de ocupación y reformas realizadas en la estructura defensiva desde la Edad Media a nuestros días.

Las fuentes documentales sobra la fortificación castellarense se limitaban hasta hoy a dos sondeos realizados en el año 1977 por Manuel Sotomayor en las calles Rosario y  Alta.

Asimismo, en el año 2004 se realizó una campaña de excavaciones centrada en la barbacana sudoeste bajo la dirección de José Miguel Pajuelo y la autorización de la Delegación Provincial de Cultura, en la que se documentaron materiales turdetanos en la base de la torre y se confirmó que en esta zona intervenida se realizó una reforma en el siglo XVI.

Según dicta el informe de la última intervención se ha constatado que los restos arqueológicos encontrados en la barbacana nordeste, conocida como los jardines del Alcázar, son de época medieval y moderna abarcando desde el siglo XII hasta la actualidad. Las estructuras medievales islámicas que se encuentran a una profundidad de 2,50 metros están selladas por potentes niveles deposicionales que se han depositado después de la toma de la fortaleza por los cristianos en 1434. La retirada de estos ha permitido documentar restos de incendios, destrucción de muros y elementos bélicos.

Por debajo de estos niveles se ha conservado el trazado del recinto medieval islámico, fechado por cerámicas de la época almohade y una estructura de careado de piedras jabalunas unidas con arcilla roja sin enlucir datada en la misma fecha.

La delegación provincial de Cultura da por finalizada la intervención sin considerar necesario adoptar medidas de conservación ni protección adicionales a las ya adoptadas en el control de movimientos de tierras en la zona señalada.