Historia

panorámica del embalse desde el Castillo


La historia de Castellar de la Frontera es un tanto particular. Se puede hablar de dos etapas: la primera, cargada de anécdotas históricas, se localiza en el Pueblo Viejo de Castellar de la Frontera. La segunda es más reciente y se remonta treinta años atrás, fecha en la que la mayoría de los habitantes del viejo pueblo dejaron sus casas para trasladarse al nuevo. Así, en 1971 nació el Nuevo Pueblo de Castellar, y con él una nueva parte en la historia.


Este cambio supuso para los vecinos de Castellar mejores condiciones de vida, ya que la imposibilidad de crecimiento del pueblo viejo y la dificultad orográfica del terreno donde estaba situado impedían un progreso social adecuado, a lo que había que añadir las carencias de medios higiénicos de las viviendas.

Además de estos dos núcleos de población, junto a la estación de ferrocarril existe otro que tampoco está exento de trascendencia histórica. Nos referimos a Almoraima.


puerta típica de casa en el interior del castillo

PUEBLO VIEJO DE CASTELLAR

El viejo pueblo de Castellar de la Frontera está situado en el interior de una fortaleza medieval.

Por su situación estratégica en lo alto de una montaña, el suelo de Castellar ha sido lugar de asentamiento de numerosas culturas. Las primeras manifestaciones que poseemos de presencia humana son una importante industria lítica que nos indica que ya por estas tierras pasó el hombre del paleolítico y neolítico. Además, la presencia de pinturas rupestres encontradas en diversos abrigos rocosos localizados cerca del viejo pueblo nos constata la presencia del hombre prehistórico.

También podemos hablar del paso de otros pobladores como los íberos. Se cree que estos fueron los autores de la construcción de una Torre militar llamada "Torre Lascutana".

Durante la colonización romana, este pueblo tomó la Torre Lascutana que los íberos construyeron y crearon allí un asentamiento cuya misión era la observación y defensa de la calzada romana que iba desde Carteia (junto a la bahía) hasta Córdoba. Se han encontrado restos de viviendas en lugares próximos a este asentamiento.

La etapa visigoda no fue muy determinante en estas tierras, aunque ha habido hallazgos que muestran el paso de este pueblo por aquí.

Pero los pobladores que más secuelas van a dejar y que van a marcar una etapa importantísima son los musulmanes. Fueron los autores de la fortaleza que levantaron como consecuencia de las invasiones y pugnas contra los cristianos. Fundaron la villa que se localiza en el interior de las murallas. Castellar va a jugar un papel fundamental en las guerras entre castellanos y musulmanes.

Estuvo bajo dominio árabe hasta que en 1434 D. Juan Arias de Saavedra conquistó la villa y la incorporó a la corona cristiana.

A partir de aquí, va a ser un pueblo que ha basado su economía en la agricultura, ganadería y en los recursos que el monte les proporcionaba, hasta que en 1960 comenzaron las obras del embalse de Guadarranque, lo que permitió que la población se especializara en otros trabajos.

A finales de los años 60, el Instituto de Reforma Y Desarrollo Agrario construyó a 8 Km de la villa-fortaleza un nuevo pueblo, el Nuevo Pueblo de Castellar de la Frontera.

PUEBLO NUEVO DE CASTELLAR

Castellar "el nuevo" es todo lo contrario a su homónimo de la sierra. A diferencia del pueblo de origen musulmán localizado en el interior de la fortaleza, la nueva villa es de composición moderna, con amplias calles y avenidas, grandes zonas verdes y dotado con modernas dependencias sociales.

En 1968, propiciado por el Plan de Desarrollo del Campo de Gibraltar, el Instituto de Colonización expropió 700 Ha de tierra a la empresa La Almoraima S.A, entonces perteneciente a la casa Ducal de Medinaceli, con la finalidad de crear un pueblo de colonización y entregar las tierras, divididas en parcelas, a los colonos que las solicitasen.

En 1971 se termina la nueva población y los vecinos que vivían en la vieja villa de Castellar se trasladaron a los hogares del recién construido pueblo del mismo nombre. Empieza aquí una nueva etapa en la historia, con la mirada puesta hacia adelante, pero sin olvidar las raíces dejadas en un pueblo centenario sobre una montaña.

A partir de este fecha se sucederán ampliaciones y otras obras más que redundarán en beneficio para los vecinos. Destaca por la blancura de sus casas a juego con el color verde de sus jardines. Es un pueblo moderno donde los habitantes de esta nueva etapa han encontrado un lugar idóneo para el desarrollo y la prosperidad.


jardines de Almoraima

ALMORAIMA

La primera evidencia documentada de la existencia de población en la zona de Almoraima es una torre almenara construida por los musulmanes que servía como transmisora de noticias. Esta torre estaba ocupada por una pequeña guarnición cuya misión era defenderla y comunicar algún peligro por invasión.

En 1603 se construye el Convento de San Miguel de La Almoraima, que fue ocupado por los frailes de la Orden de La Merced.

En 1868 el Convento de San Miguel de La Almoraima pasa a propiedad del Duque de Medinaceli. En 1982 se construye un apeadero junto a la línea de ferrocarril Algeciras-Bobadilla, de uso exclusivo de la casa Ducal y sus invitados. Con el tiempo, este apeadero se convierte en la estación de Almoraima, que a su vez es también la del Nuevo Pueblo de Castellar.

En 1945 se crea la “Empresa Corchera Almoraima”. Ésta va a ser el centro económico de la mayoría de los habitantes del término municipal de Castellar. Alrededor del patio de corcho se construyeron numerosas viviendas compuestas por chabolas. Almoraima poco a poco va creciendo en número de habitantes. En 1962, los propietarios de la empresa corchera construyeron viviendas para sus empleados, pero éstas eran insuficientes y todavía predominaban las viviendas tipo chabolas o chozas hechas de material pobre. Por estas fechas, Almoraima contaba con más de 1500 habitantes.

Con la construcción del Nuevo Castellar, gran parte de la población que vivía en Almoraima se trasladó al pueblo construido a tan sólo 1 kilómetro de distancia. Hoy en día, cuenta con unos 200 habitantes.