La AAA cederá terrenos orillados al canal de Guadarranque en la zona anexa al zoo de Castellar para cumplir con esta demanda municipal. El director gerente provincial de la Agencia Andaluza del Agua, Federico Fernández, ha visitado hoy el Ayuntamiento de Castellar para trabajar junto al alcalde en una petición que ya hizo en su día la administración local a la empresa andaluza.

La comisión de Fiestas del Ayuntamiento de Castellar finalizó el proceso de selección de la Corte de la Feria y Romería del Santísimo Cristo de la Almoraima con la elección del alcalde infantil entre los niños interesados de tercero de primaria. El acto se desarrolló el pasado viernes a las 19.00 horas en el Aula de la Juventud.

El Restaurante Venta la Cantina data de 1900, cuando María León Esquivel abre el establecimiento como taberna-venta y lugar de parada de las personas que trabajaban en esa época en el campo y el patio de corchas.  En 1930, el señor Juan León Ávila, sobrino de María, a sus 16 años de edad se incorpora  a esta taberna-venta como camarero. Se encontraba situada en al carretera Algeciras Ronda en el kilómetro 41.7 de la A405 lindando con el patio de corchas Almoraima, viviendas de la zona y el salón de cine Almoraima.

Cuenta el homenajeado que todo ocurrió de forma sorprendente, azarosa, ya que hace unos 10 años Antonio se aficcionó al mundo de las setas del campo sin saber que al poco tiempo dejaría su trabajo para dedicarse por completo a su hobby, una suerte de estado que pocos saben alcanzar.

Atraído por el mundo de las setas se inscribió en la Asociación Micológica de Jimena Chantarela donde obtuvo la información necesaria para hacerse con toda la metodología necesaria para la identificación de hongos.

Esta denominada venta, comenzó siendo una más de las muchas típicas chozas que existían en el lugar donde hoy continúa, siendo creada por José María Sierra y Ángeles Sierra. Se utilizaba desde su comienzo al mismo tiempo como vivienda y lugar de encuentro de los vecinos de la zona. Ya desde poco después de su apertura, fue aumentando su popularidad gracias a la cantidad de personas que los domingos visitaban Santa Clara por aquella época, tanto para las fiestas de San Isidro como para el que pasaba el día de campo.